destacada-ariztia (1)

Voluntariado Ariztía reaparece para continuar proyecto de mejoras en Fundación Las Rosas Melipilla

ariztía

Como parte de su trabajo social y constante vocación de servicio, el Voluntariado Ariztía acudió nuevamente al Hogar San José de la Fundación Las Rosas (Melipilla), para continuar con la segunda parte de los trabajos de mejoras iniciados el 2014, gracias a los fondos recolectados por los colaboradores(as) de toda nuestra Empresa en la campaña de diciembre pasado, los cuales permitieron limpiar, pintar y hermosear la amplia dependencia que acoge a más 90 abuelitos y abuelitas, la mayoría de ellos sin familiares cercanos o en riesgo de calle.

El Voluntariado Ariztía, conformado en la actualidad por José Ulloa, Juan Villavicencio, Luis Soto, Cristian Cuevas, Marcia Urbano, Beatriz Muñoz, Robert Frost, Cintia Lagos, Ronald Cortés, Juan Pablo Tagle, Jorge Freire, Rolando Vera, Paulo González, Claudia Vásquez, Pablo Huerta, Myriam Garín, María Cristina Román, José Bustos y Julio Lozano, se formó el 8 de mayo de 2010, para realizar acciones sociales en beneficio de los más desposeídos, como también, la comunidad en general, colaboradores de la Empresa y/o familiares directos que caen en desgracia, etc.

Y esta vez, su desinteresada labor continuo en la Fundación Las Rosas, donde el pasado 3 de octubre de 2015 finalizó la segunda etapa del proyecto que contempló arreglos e instalación eléctrica al interior y exterior del hogar, con implementación de faroles y apliques en diferentes puntos, para brindar una mayor luminosidad en las habitaciones de sus residentes. Asimismo, y para seguridad de todos, se revisó todo el sistema eléctrico como una forma de prever y/o evitar posibles accidentes domésticos al interior del recinto.

Mónica Barros, Subdirectora del Hogar N°23 de Fundación Las Rosas, señaló que: “El Voluntariado Ariztía se ha caracterizado siempre por hacer una labor de muy bajo perfil, sin protagonismos, incluso con trabajos fuera de horario que no nos permiten agradecer personalmente a todos los que participan. Sin embargo, les puedo contar que diariamente nuestro Rosario va en beneficio de todos nuestros benefactores, especialmente, de todos quienes integran esta importante agrupación”.

Agregó que “les envío de parte de estos queridos ancianos y el personal del hogar, nuestra infinita gratitud por cada una de las gestiones que han efectuado en beneficio del bienestar de nuestros abuelitos(as). Dios y la Virgen sabrán recompensarlos con creces por esta gran labor”.

Una acción que permite darle una mejor calidad, no solo al hogar, sino que a los ancianos de la comunidad melipillana que les permita pasar una vejez más placentera. Sin duda, una gran obra por parte del Voluntariado Ariztía.