nota-destacado

Con masiva asistencia Familia Ariztía inicia ciclo de Premiaciones a los “Padres de los Mejores Alumnos 2015”

Con la presencia del presidente de la empresa e impulsor de la iniciativa, Don Manuel Ariztía Ruiz, el 25 de agosto la familia Ariztía inició su ciclo de ceremonias de premiación a los “Padres de los Mejores Alumnos 2015”, iniciativa que consiste en distinguir el esfuerzo de los padres para brindar la mejor educación a sus hijos(as). La ceremonia fue realizada en el Auditórium Ariztía y contó con la participación de destacados invitados.

El trabajo realizado por los padres al momento de educar y enseñar a sus hijos, muchas veces no es reconocido, pues la mayoría de las felicitaciones recaen en los alumnos, sin tomar conciencia que detrás de esos logros, hay esfuerzo y dedicación de muchas horas de trabajo y entrega por parte de quienes los concibieron.

Este esfuerzo es el que Ariztía ha reconocido durante años en las 10 premiaciones que celebra anualmente a los “Padres de los Mejores Alumnos”, las cuales tienen por objetivo reconocer a los colaboradores de la Empresa como también a la comunidad que trabaja en diferentes entidades públicas y privadas, como los Cuerpos de Bomberos de Melipilla y Arica; la Fundación Las Rosas (Hogar San José de Melipilla); Municipalidades de Arica, Melipilla y San Antonio; Hospital de Melipilla y Área de Salud de la Corporación Municipal de Melipilla.

nota-02

En la ceremonia de apertura se reconoció a los hijos del personal de Oficinas Generales, Fábrica de Alimentos, Rendering, Fundos y Granjas de la provincia, y contó con la presencia, además de don Manuel, de sus hijos, Paulo y Eugenio Ariztía Benoit, el Obispo de Melipilla, Monseñor Cristian Contreras Villarroel; el Vicepresidente Ejecutivo y Presidente de la Fundación Chile Unido, Heriberto Urzúa, la Directora Ejecutiva de la citada fundación, Verónica Hoffmann,además de gerentes y jefaturas, colaboradores y familiares e invitados. Además de reconocer a los padres, la Compañía también reconoció a quienes cumplieron 25 años en la Empresa, un gran logro producto de la constancia y responsabilidad laboral de los premiados.

Homenaje sorpresa

Al inicio de la ceremonia, la Empresa reconoció los triunfos de un melipillano de corazón,
Francisco Cayulef, tenista paralímpico que en sus inicios contó con el auspicio de Ariztía, ya que por ser local creyó en él desde un principio y hoy lo tiene como uno de los grandes exponentes a nivel nacional e internacional de este deporte en personas con capacidades reducidas. Ante el emotivo homenaje que contó con la presencia de toda su familia, nos comentó que “soy melipillano de corazón, y me tomo con sorpresa este reconocimiento. Estoy muy emocionado y contento, además de sentirme feliz que una Empresa tan importante como Ariztía, me reconozca. Cuando tenía 17 años, tuve que ir a un mundial en Francia, y Ariztía, sin dudarlo, pagó una parte de ese viaje. Siempre he estado muy agradecido de ese gesto”.

nota01

Padres y 25 Años de Servicio

Rodrigo Dinamarca Acevedo, Jefe de Bodegas, cuya hija fue reconocida por su rendimiento escolar, indicó que este premio “es muy bonito, sirve para que las familias compartan y se acerquen más a la Empresa. Es primera vez que me reconocen por las buenas calificaciones de mi hijo y espero que se repita. Además conocí a don Manuel Ariztía, una persona con mucha energía”.

Quien también nos dio su impresión fue Manuel Cabello Santis, del Área Reproductoras, colaborador reconocido por sus 25 años, quien señala que “la Empresa se ha portado muy bien con nosotros. Nunca imaginé llevar tanto tiempo aquí. Existe mucha satisfacción por lo realizado y, sin duda, ganas para seguir viviendo más cosas en Ariztía”.

Verónica Hoffmann felicitó a la Familia Ariztía y a la Empresa en general por impulsar este tipo de iniciativas de índole familiar y educativa. “La compañía siempre se ha destacado por integrar de modo armónico la familia y el trabajo, como también, en colaborar con nuestra institución en su cena anual a beneficio de las jóvenes madres que nosotros acogemos”. Monseñor Cristian Contreras Villarroel resaltó la importancia de mantener unida a la familia con ceremonias y premios que reconozcan el esfuerzo que hacen juntos, el padre y la madre: “Acá hay cosas que destacar más allá de la premiación, como por ejemplo: el valor que la Empresa le da a la familia y, por consiguiente, a la vida también.

Momentos como este se necesitan en nuestra patria, sobre todo ahora que vivimos tiempos de desconfianza. Premiar a los papás es reconocer la importancia de ellos en la formación de los niños, por lo que todo esto me parece excelente”.

Fue una grata y amena jornada, en que se dio inicio a un ciclo de premiación y reconocimiento muy esperado por todos durante el año.